Somos educadores caninos. No adiestramos, educamos, trabajamos emociones. Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de los perros: queremos perros felices, perros equilibrados, y esto pasa por una buena gestión emocional. Lograr una buena gestión emocional del perro requiere de un trabajo constante por parte de sus propietarios.

En Amarok les mostramos el camino y damos con ellos los primeros pasos, ofreciéndoles la formación y las herramientas necesarias para que comprendan cómo funciona la mente de su perro y sean capaces de controlar y gestionar sus emociones. Que el perro acuda a la llamada, que no estire de la correa, que sepa relacionarse con otros perros o que esté tranquilo cuando se queda solo en casa son conductas imprescindibles para su salud emocional que trabajamos en las sesiones de educación canina de Amarok. Y siempre trabajamos con el perro y con el propietario porque, en el día a día, es él quien está al otro lado de la correa y él es quien ha de integrar todo el trabajo de educación canina en su vida cotidiana. Y porque, de esta forma, podrá prevenir problemas de conducta y afianzar con su mascota una relación sana y equilibrada.

¿Quieres educar a tu perro? Ponte en contacto con nosotros.

 

 

¿Qué ocurre cuando ya existe un problema?

En Amarok estamos especializados en modificación de conductas inadecuadas. Trabajamos con el propietario para recuperar la salud emocional de su perro. Para lograr una buena gestión emocional de los perros, primero hay que averiguar dónde está el problema.

Casi siempre se trata de un problema de adaptación, que en cada perro puede manifestarse de una manera distinta: Inseguridad, exceso de energía, instinto mal canalizado…. Lo que a su vez suele generar conflictos de mayor o menor gravedad en el hogar o en diferentes situaciones de la vida cotidiana. Nuestro trabajo está en saber “leer” al perro, comprender qué le ocurre y por qué, ir a la raíz del problema y trabajar en su rehabilitación. Pero también es parte de nuestro trabajo, y una parte imprescindible, ser capaces de enseñar a los propietarios de los perros a interpretar y comprender la conducta de su mascota y darles la formación y las herramientas necesarias para que sean parte activa de su rehabilitación y puedan prevenir posibles conflictos en el futuro.

No nos conformamos con que el perro logre estabilizarse tras unas cuantas sesiones de trabajo con nosotros: nuestro objetivo es lograr una relación sana, equilibrada y duradera entre el perro y su dueño. Ponte en contacto con nosotros. Concertaremos una primera entrevista sin compromiso. Conocemos al perro, realizamos una valoración y diseñamos un protocolo de trabajo. Y después… Quédate con nosotros el tiempo que sea necesario, hasta que tu perro y tú estéis listos, hasta que estéis bien.